Controla el estrés en el trabajo HBR Resumen

¿Todos los días te estresas por las obligaciones o tareas dentro de tu calendario? ¿El estrés en tu trabajo no te deja ser productivo o disfrutar tu vida? Este sentimiento es tan común en el día a día de los profesionales que Harvard Business Review creo esta guía “ Controla el estrés en el trabajo” para ayudarte a recuperar   el equilibrio y la tranquilidad.

¿Por qué escribimos este resumen?

Escribimos Controla el estrés en el trabajo resumen de Harvard Business Review para que las personas que sufren estrés en su vida laboral, aprendan a equilibrar su vida. Queremos que conozcan lo vital que es aprender a manejar los sentimientos de estrés y aunque es algo que no puede eliminar si se puede controlar el impacto.

¿Qué puedes aprender en este resumen?

En “Controla el estrés en el trabajo resumen, Harvard Business Review” aprenderás a conseguir el equilibrio de los sentimientos de estrés necesarios para estimular la productividad, sin que afecte tu vida personal.

Entonces si enlistamos lo que vas a aprender quedaría de esta forma:

  • Controlar el estrés para que sea el motor de tu productividad.
  • Crear rutinas saludables.
  • Buscar la mejora no la perfección.
  • Dejar los problemas de la oficina en la oficina.
  • A renovarte de forma física, mental y emocional.

9 reglas que te ayudaran a mantener control

Algo vital que debes saber es que el éxito en tu trabajo no depende si sufres o no de estrés, sino de la forma en la que lidias con ellos. En “controla el estrés en el trabajo” verás recomendaciones y consejos de expertos en el tema para lograr un equilibrio entre el trabajo y tu vida.

  1. No seas tan duro contigo mismo: La mayoría de las personas piensan que para sacar lo mejor de sí mismos deben ser duros con su persona, lo cual es un error. Si te permites cometer errores y aprender de ellos puedes reducir el nivel de estrés y mejorar tu rendimiento.
  2. Ten una visión de conjunto: Cuando te centras en los avances que consigues con cada pequeña acción, obtienes una nueva perspectiva de las cosas que antes no te parecían importantes.
  3. Confía en las rutinas: Ponte horarios específicos para cada tarea.  Esto te ayudará a estar en piloto automático para las decisiones menos importantes y le podrás dedicar tiempo y esfuerzo a los asuntos de más importancia.
  4. Haz algo interesante: El interés por una actividad no solo te mantiene activo, sino que recarga tus energías para la siguiente actividad.
  5. Añade el cuando y el donde de tu lista de tareas: Para llevar a cabo una actividad necesitas planificar el dónde y el cuándo van a suceder las cosas.
  6. Articula la respuesta que deseas: Cuando estás estresado parece que el mundo está en tu contra. Una forma de salirte de esa espiral es planificar “si- entonces” esto te puede ayudar a manejar tu lista de tareas y a controlar mejor tu respuesta emocional.
  7. Concéntrate en mejorar, no en perfeccionar: El enfoque de mejora, impulsa la autocompasión. Evalúa lo que haces hoy en comparación de lo que hiciste ayer o el mes anterior y ve cuál fue el avance.
  8. Reconoce los avances que has tenido: Las pequeñas victorias te ayudan a seguir adelante, en especial ante factores de estrés.
  9. Conoce que te motiva: Sin darte cuenta puedes añadir estrés a tu vida laboral. Ya sea porque manejas tus actividades de una forma que no encaja con tus estilo o tus motivaciones. Cada persona trabaja con base a distintos enfoques:
    -El foco de ascenso te ayuda a ver todas las oportunidades que tu trabajo te puede dar.
    -El foco preventivo te motiva, da seguridad y te aferra a lo que has logrado.

Capítulo 1: ¿Cómo estás configurado?

William Proctor y Herbert Benson descubrieron que las personas pueden usar el estrés de forma productiva si se aplica el “principio de la evasión”. La cual significa relajarse en el punto más alto de tensión.

Con estas sencillas prácticas podrás regular tus niveles de estrés y aumentar tu productividad. Pero antes, definamos que significa el estrés.

¿Qué es el estrés?

Según el libro de Harvard Business Review “Controla el estrés en el trabajo” lo define como la respuesta fisiológica ante cualquier cambio (bueno o malo). Esta respuesta provoca en el cerebro y cuerpo un mecanismo de lucha- huida.

¿Qué es el eustrés?

Pero cuando se habla de este estado muy pocas veces se menciona el “eustrés” que se considera como el “estrés bueno”, que nos motiva y nos da energía para ser productivos.

El eustrés es algo que los mejores atletas, artistas o cualquier persona de éxito utilizan para obtener: Un pensamiento claro, conocimiento creativo y concentración.

Por desgracia cada vez que se habla del estrés solo se menciona lo malo: lo que te provoca la actitud de tu cliente, las acciones de tu jefe, el plazo de una actividad o todo combinado.

Las empresas saben que un estrés descontrolado puede ser destructivo, por lo que buscan formas de reducir los efectos negativos del estrés para ser competitivos. Por desgracia terminan ofreciendo programas que solo son parche para el problema, por ejemplo:

  • Un evento con un experto en el tema.
  • Tiempo para meditar.
  • Sesiones de Taichi en la oficina.

Pero todas estas tácticas son poco efectivas, ya que las personas se sentirán culpables de que los vean como flojos si van a estas actividades.

Por suerte cada persona tiene la clave de manejar el estrés de una mejor forma y aumentar su productividad.

Es ahí donde aparece el principio de evasión, que se puede ver como la respuesta de relajación que reduce los efectos negativos de la respuesta lucha-huida.

Ten en cuenta que algunos de los efectos negativos de la respuesta lucha huida son:

  • Aumento del ritmo cardiaco.
  • Incremento de la presión arterial y muscular.

Lo que sucede en tu cerebro es lo siguiente: Cuando te encuentras en una situación que te crea estrés, solo te puedes enfrentar a ella durante un corto tiempo antes de que aparezcan los efectos negativos.

Si te expones a esta situación durante largos periodos de tiempo, la tensión será grande y tu sistema nervioso se verá saturado. Esto incrementará tu ritmo cardíaco o de presión arterial .

Pero los científicos demostraron que si al llegar a ese punto se evade por completo el problema, el cerebro podría reorganizarse para resolver la situación de forma más fácil.

Esta respuesta de relajación permite experimentar un conocimiento creativo en donde la solución al problema se muestra con claridad.

¿Cómo puedes acceder al principio de la evasión? 

La clave para superar los factores que provocan estrés es por medio del principio de la evasión. Lo que viene siendo, relajarse en el punto pico de tensión.

En “controla el estrés en el trabajo” de Harvard Business Review explica que para lograrlo puedes seguir estos 4 pasos:

  1. Dedicate a cualquier problema  hasta que sientas que has alcanzado tu máximo rendimiento: Puedes saber que has llegado a este límite cuando empiezas a sentirte más estresado, menos productivo o con ganas de procrastinar.  Hay personas  que llegan a sentir dolores de cabeza, nudos en el estómago y otros síntomas físicos.
  2. Aléjate del problema y haz algo distinto: Puedes hacer ejercicio, escuchar audios de relajación, respirar mientras dices un mantra o hasta acariciar a tu mascota. La clave es dejar de analizar, ceder el control y olvidarte de los pensamientos estresantes. Cuando permites que tu cerebro se relaje tu cuerpo libera óxido nítrico que te hace sentir mejor y más productivo.
  3. Déjate llevar: Este es el punto de evasión en donde recibes un flujo de ideas y soluciones.
  4. Regresa al “nuevo estado de normalidad” y de autoconfianza.

Tu mente es tan poderosa que cuando se logra tranquilizar y permites que trabaje, podrás encontrar mejores ideas o  soluciones que jamás se te hubieran ocurrido.

¿Por qué hay gente inteligente que rinde poco?

¿Conoces el término ADT o rasgo de déficit de atención?

Este fenómeno neurológico impide que las personas tengan ideas claras, tomen mejores decisiones y manejen mejor su tiempo. Ya que su constante distracción, histeria o impaciencia no se los permite.

Esto hace que grandes mentes se vuelvan personas agobiadas que se rinden por debajo de sus capacidades. Pero el  ADT no es una enfermedad o un problema de carácter, sino que es la respuesta natural de nuestro cerebro a una exigencia excesiva de tu tiempo y atención.

¿Cómo puedes controlar el efecto del ADT?

Esto se logra siguiendo algunos pasos que liberan a tu mente de esta respuesta:

  1. Impulsa las energías positivas: Socializa con alguien a quien aprecies al menos una vez cada 4 o 6 horas. Este entorno ameno activa el funcionamiento cerebral y hace que fluyan mejor las ideas.
  2. Dale a tu cerebro el cuidado que necesita: Duerme las horas adecuadas, haz ejercicio y ten una dieta saludable.
  3. Organízate para el ADT: No dejes que tareas de baja importancia te absorban al inicio del día, empieza tu día con una tarea importante. Enfócate en una tarea hasta terminarla y así con cada prioridad en tu día. Antes de terminar tu día enlista tus 5 prioridades de mañana.

Las empresas que ignoran los síntomas de ADT en sus empleados rara vez pueden desarrollar su máximo potencial. Para contrarrestar el ADT se debe invertir en actividades que promuevan una atmósfera positiva y productiva.

Aquí se pueden ver ejemplos de empresas que han optado por incluir este tipo de ambientes como son Google o SAS Institute que han creado un entorno de trabajo cómodo y acogedor. De esta forma los empleados devuelven el favor siendo más productivos y se evita la rotación.

Pero el paso más importante para controlar el ADT y lograr ser más productivo siempre va a ser: reconocerlo.

A diferencia del TDA ( que es un trastorno neurológico), el ADT surge solo por factores físicos o del entorno.

El ADT es una amenaza para cualquier persona, ya que si no la controlas, te controla. Pero entender lo que significa y los efectos del ADT te permite aplicar métodos prácticos para mejorar tu trabajo y vida.

Por esa razón, el paso más importante que puede dar un líder para tratar el problema del ADT es reconocerlo.

Al normalizar y describir los síntomas se  elimina el estigma moral que las empresas les han puesto por tanto tiempo (de forma errónea) a los empleados sobrecargados.

Capítulo 2:  Renueva tu energía 

Steve Wanner es un socio de 37 años en Ernst & Young, con una familia de 4 hijos. Todos los días Steve se pasaba trabajando entre 12 y 14 horas, lo cual lo dejaba exhausto para dedicarle tiempo a su familia.

Aunque trabajaba para darle la mejor vida a su familia, se sentía culpable e insatisfecho. Dormía muy poco y mal, no tenía tiempo para hacer ejercicio y rara vez comía algo saludable durante el día.

Por desgracia muchas personas se encuentran en la misma situación que Wanner. Que con tal de terminar deciden dedicar más horas a su trabajo, por lo que terminan con una una carga física, mental y emocional.

Esta carga resulta en niveles más bajos de compromiso, aumento de distracciones y más bajas laborales. Los investigadores de este libro han trabajado con miles de directivos y líderes  que han explicado que tienen que esforzarse hasta el cansancio para mantener el ritmo.

El problema principal de alargar las horas laborales es que el tiempo es un recurso limitado. En cambio la energía se puede renovar o expandir por medio de rituales.

Para los seres humanos esta energía surge de cuatro focos:

  • El cuerpo.
  • La mente.
  • Las emociones.
  • El espíritu.

A pesar de tu situación debes ser consciente de las acciones que reducen tu energía y trabajar para cambiarlas.

Por ejemplo, en el caso de Wanner estos rituales para trabajar mejor con su energía transformaron su vida. Decidió dejar de beber e irse a dormir más temprano, así podía despertar renovado y motivado a hacer ejercicio.

Después podía disfrutar el desayuno con su familia y tener varias horas para trabajar. Pero nunca se olvidaba de recargar esta energía a lo largo del día, ya sea con una caminata o salir de la oficina para comer.

De esta forma llegaba a su casa relajado y listo para convivir con su familia.

Es así como rituales sencillos pueden provocar cambios asombrosos en tu vida. En esta parte verás cómo las puedes incluir en tu día.

¿Cómo crear rutinas para aumentar tu energía?

Según Harvard Business Review en el libro “controla el estrés en el trabajo”, existen varias formas de crear rutinas para aumentar tu energía en:.

los-engaños-mas-comunes-controla-estres-trabajo-HBR

Tu cuerpo: Energía física

La nutrición, el descanso y  ejercicio son factores vitales para los niveles básicos de esta energía. Por desgracia, las personas no practican de forma constante estos hábitos y le suelen dar más atención a otras prioridades.

Matthew Lang, el director ejecutivo de Sony en Sudáfrica, utiliza este tipo de rutinas para renovar su energía. El incluye un paseo de veinte minutos por las tardes, esta actividad no solo le da un descanso mental y emocional, sino que también es el momento perfecto para tener ideas más creativas.

Evalúa cómo te encuentras dentro de esta energía, contestando estas preguntas:

  • ¿No sueles dormir más de siete u ocho diarias o te levantas cansado?.
  • ¿Te saltas el desayuno o comes cosas poco nutritivas?.
  • ¿No haces suficiente ejercicio durante la semana?
  • ¿No sueles hacer pausas durante el día para renovarte?

Las emociones: Calidad de la energía 

Sí puedes controlar tus emociones serás capaz de mejorar la calidad de tu energía sin importar los factores externos. Tienes que ser consciente de cómo te sientes durante tu jornada laboral y el impacto que tienen tus emociones en tu efectividad.

Por desgracia, sin la recuperación las personas no pueden mantener la energía positiva por un largo tiempo. La mayoría de las personas reconocen que pueden dar más cuando tienen energía positiva y que no pueden hacerlo cuando se sienten de otra forma.

A lo largo del día te enfrentas a situaciones que te generan emociones negativas y te hacen sentir irritable e impaciente.

Es este estado mental el que disminuye tu energía positiva.

Evalúa cómo te encuentras dentro de esta energía, contestando estas preguntas:

  • ¿A menudo te sientes irritado, impaciente o ansioso en el trabajo?
  • ¿No pasas suficiente tiempo con tu familia y tus seres queridos o cuando estás con ellos no estás al 100%?
  • ¿No sueles mostrar afecto hacia los demás, ni tampoco disfrutas de las cosas buenas que te suceden?
  • ¿Tienes muy poco tiempo para dedicarle a las actividades que disfrutas de verdad?

Si tu energía emocional está un poco baja utiliza este simple pero potente ritual para eliminar las energías negativas: Exhala despacio durante cinco  seis segundos, esto te lleva a un estado de relajación y recuperación que acaba con la respuesta lucha-huida.

Muestra aprecio y ten otro enfoque

Otra forma poderosa de crear energías positivas es mostrar aprecio hacia los otros. Puedes expresarlo por medio de una carta, llamada o correo electrónico.

Por último, la manera más efectiva para cambiar una historia es verla a través de tres enfoques:

  • Lentes invertidos: Con el puedes ver el mundo desde la perspectiva de la víctima “¿Qué haría la persona en esta situación?” “¿Cuál sería su razonamiento?”.
  •  Lentes de larga distancia: Con este enfoque te planteas ¿Cómo verás esta situación dentro de unos meses?.
  • Lentes de aumento: Sin importar el resultado final ¿Cómo puedes crecer y aprender de esta situación?

Cada uno de estos lentes te ayuda a fomentar de forma intencionada las emociones positivas.

La mente: Foco de energía 

Muchas personas ven la multitareas como una necesidad para hacer frente a todas las exigencias que se te plantean. Pero en el fondo se trata de un comportamiento que va en contra de la productividad.

Esta práctica influye al incremento en un 25% en el tiempo para terminar la tarea principal.

Es mucho más eficaz centrarte durante 90 o 120 minutos, hacer una pausa y luego concentrarte en la siguiente actividad. Una vez que las personas ven lo difícil que es volverse a concentrar,  es cuando empiezan a crear rituales para reducir las interrupciones en su día.

El primer ejercicio que te obliga a hacer frente a las distracciones diarias es el siguiente: Tienes que contemplar una tarea compleja a medida que se interrumpe de manera regular (Algo que muchas veces pasa desapercibido).

Por ejemplo Michael Henke, director senior en E&Y, se reunió con su equipo justo al inicio de lo que iba a ser una temporada de trabajo bastante agitada. Les dijo que en ciertos momentos del día iba a apagar su Sametime (un sistema de mensajería interno).

Su objetivo era estar menos disponible para atender consultas. Aunque les dijo que le podían hablar en caso de ser urgente… nadie lo hizo.

De igual forma animó al grupo a tomar descansos con frecuencia a lo largo del día.

A raíz de estos pequeños rituales terminaron la temporada por debajo del presupuesto y siendo más productivos que los equipos que no siguieron un programa de renovación de energía.

Michael Henke definió su resultado con la siguiente frase “Conseguimos realizar la misma cantidad de trabajo en menos tiempo, así todos salimos ganando”.

Evalúa cómo te encuentras dentro de esta energía, contestando estas preguntas:

  • ¿Pasas gran parte del tiempo resolviendo crisis de forma inmediata en lugar de enfocarte en actividades de mayor valor a largo plazo?
  • ¿Trabajas por las noches o fines de semana y casi nunca te tomas vacaciones sin alejarte del trabajo?
  • ¿No le dedicas tiempo suficiente a reflexionar y a pensar creativamente?
  • ¿Tienes dificultades para concentrarte y te distraes con facilidad?

El espíritu humano: La energía de la intención y el objetivo 

Las personas entran en contacto con la energía de su espíritu cuando en su día o en su trabajo son coherentes con lo que valora y lo que les da un sentido u objetivo.

Si el trabajo que realizas te motiva, vas a sentir energía positiva, lo que te ayuda a concentrarte y a ser más perseverante.

Por desgracia, por lo rápido que se mueve el mundo laboral no deja demasiado tiempo para que te dediques a los asuntos que más valoras.

Para acceder a esta energía necesitas tener claras tus prioridades y crear rituales enfocados en estas categorías:

  • Hacer lo que mejor te sale y motive en el trabajo.
  • Dedicar tiempo y energía a las facetas de tu vida que consideras más importantes (trabajo, salud, familia o ayudar a otros).
  • Practicar tus valores durante el día.

En la primera categoría ten en cuenta que estas dos no tienen porque ser inclusivas la una a la otra. Es posible que seas bueno en algo que no disfrutas del todo o que disfrutes hacer algo para lo que no tienes mucho talento.

En la segunda categoría, hay una gran diferencia entre lo que la gente dice que es importante y lo que hacen. Este tipo de rituales te permiten llenar el hueco entre ambos.

Jean Luc Duquesne, Vicepresidente de Sony en Europa, reflexiono sobre sus prioridades y se dio cuenta que dedicar tiempo a su familia era lo que más le importaba, pero era algo que siempre quedaba fuera de su agenda.

Así que decidió establecer un ritual en que por las tardes cuando llegara a casa se desconectaría de todo al menos por 3 horas para enfocarse en su familia.

La tercera categoría habla acerca de practicar tus valores durante el día. Gran parte de las personas viven a un ritmo apresurado que no les permite parar y ver lo que los motiva o lo que harán con su vida.

Por esta razón dejan que los factores externos dicten el rumbo de sus acciones. Puedes definir tus valores viendo el comportamiento de la otras personas, pregúntate: ¿Cuáles son las cualidades que consideras menos atractivas de una persona?.

Con este ejercicio puede salir que no soportas la avaricia, entonces podría ser que la generosidad sea uno de tus valores claves. Si te desagradan las groserías es posible que los buenos modales sean importantes para ti.

O si el respeto hacia los demás es uno de tus valores, tu ritual puede consistir en terminar las reunión que dirijas 5 minutos antes para llegar con 5 minutos de sobra a la siguiente reunión.

Evalúa cómo te encuentras dentro de esta energía, contestando estas preguntas:

  • ¿No inviertes tiempo ni energía suficiente en hacer algo positivo para los demás?.
  • ¿No pasas suficiente tiempo en el trabajo haciendo aquello en lo que eres  bueno?.
  • ¿Hay grandes diferencias entre lo que consideras importante en tu vida y el tiempo o energía que le dedicas?.

Trabajar estas tres categorías te ayudan a tener una sensación de orden, satisfacción y bienestar dentro y fuera del trabajo.

¿Dormir te ayuda a rendir más?

¿Por qué el sueño es lo primero que se sacrifica cuando se quiere abarcar más de la vida?

Por desgracia seguimos creyendo que dormir una hora menos nos dará una hora más de productividad.

En “como controlar el estrés en el trabajo” se dice que esto es un mito, ya que incluso la pequeña carencia de sueño puede afectar varias aspectos de tu vida, como es:

  • Tu salud.
  • Tu humor.
  • Tus capacidades cognitivas (atención, comprensión, memoria, resolución de problemas)
  • La productividad.

Varios estudios demostraron lo vital que es tener una buena noche de descanso. Por ejemplo, en el caso del famoso estudio de violinistas de Anders Ericsson, mostró que los que más destacaban dormían una media de 8 horas y media, incluyendo una siesta de 20 a 30 minutos por la tarde.

Los mejores violinistas también dijeron que además de la práctica el sueño era el factor más importante para mejorar sus habilidades.

Si duermes lo suficiente, te sientes mejor, trabajas mejor, más concentrado y puedes manejar mejor tus emociones

Siesta-cafe-controla-estres-trabajo-HBR

¿Trucos para dormir más?

“Controla el estrés en el trabajo”  te da tres trucos para mejorar tanto la cantidad como la calidad de tu sueño:

  1.  Pon por escrito tus pendientes antes de irte a dormir: Si no eliminas estos pensamientos de tu mente, será mucho más difícil conciliar el sueño.
  2. Vete a la cama antes y a una hora fija: Si no fijas una hora para irte a dormir tendrás mil excusas para quedarte despierto.
  3. Empieza a relajarte al menos 45 minutos antes de apagar la luz: Crea un ritual para relajarte escuchando música relajantes o leyendo un libro que no te atrape.

Mejora el equilibrio entre tu trabajo y vida

Los clichés sobre la importancia del equilibrio entre el trabajo y la vida, no reflejan la complejidad de las situaciones que viven a diario los empleados.

A medida que progresas en tu carrera y en tu vida se te presentan más responsabilidades y oportunidades. Hasta que te encuentras en un punto en que para mantener este equilibrio debes renunciar a algo.

La clave está en tomar esta decisión de forma consciente, en lugar de arriesgarte a perder de forma inconsciente lo que es más importante.

Para las personas de alto rendimiento suele ser difícil aceptar que no pueden tenerlo todo en su vida. Ya que suelen confiar que cuentan con la energía suficiente o la capacidad para lograr todos sus objetivos.

Quieren una mezcla de todo: ser el mejor empleado, compañero, jefe, el mejor esposo, amigo, padre y un miembro activo en la comunidad.

Pero en este mundo tan caótico, es imposible hacer todo perfecto al mismo tiempo.

Suele ser un desgaste emocional pensar que puedes perseguir todos tus objetivos a la vez o satisfacer tus deseos en una sola sentada.

Lo mejor que puedes hacer es enfocarte en logros que puedes conseguir a largo plazo en lugar de los éxitos más inmediatos (sin perder de vista tus verdaderas prioridades).

En este capítulo del libro “Controla el estrés en el trabajo” de Harvard Business Review junto a Howard Stevenson te enseñan a conocer tus límites y hacer los sacrificios para alcanzar el éxito en tu vida y trabajo.

¿Cómo definir tus objetivos y lo que deseas dejar al mundo?

Muchas personas viven su vida haciendo malabares, sin tener una visión general o la importancia de ciertas actividades sobre otras. Aunque estas comparaciones no son decisiones fáciles,  sí son fundamentales para definir los objetivos y lo que debemos dejar.

Para esto, “controla el estrés en el trabajo” te da estos puntos a considerar :

  • Familia.
  • Social y comunitaria.
  • Espiritual.
  • Física.
  • Material.
  • Lúdica (adiciones y otras actividades no profesionales)
  • Profesional (perspectiva a corto y a largo plazo)

Para cada sección te debes plantear tres preguntas:

  • ¿Quién quieres ser en esta parte de tu vida?
  • ¿Cuánto quieres experimentar en esta dimensión?
  • ¿Cuán importante es esta dimensión en relación con las demás?

Es importante que entiendas que cada dimensión conlleva distintos desafíos por lo que es necesario separarlos para enfrentar de uno en uno los problemas. Para Howard Stevenson la única forma de evaluar el coste real es entender el valor de una elección en relación con otra.

Por ejemplo, pasar una hora leyendo con su hija tiene un valor distinto a pasar una hora jugando con sus amigos o estudiando para un certificado.

La clave para diferenciar dos opciones que parece tener el mismo valor es considerar con cuidado cuál de ellas le permite avanzar hacia la visión de tu legado.

Ten en cuenta que la vida está llena de contrapartida, pero a veces hay ciertos puntos de un elemento que no se pueden intercambiar. Toma el caso de Steve Jobs que invirtió grandes sumas de dinero para curar su cáncer. Pero el dinero no pudo comprar su salud, ya que no había un intercambio posible.

Muchas personas enfrentan desafíos similares a lo largo de su carrera, cuando quieren cambiar de lo que tienen por algo que quieren. Pero la frustración aparece cuando los dos elementos no se pueden intercambiar.

Te recomiendo leer: Tráguese ese sapo

Consigue apoyos para un trabajo flexible

Muchas profesionales buscan estructuras de trabajo flexibles que se ajusten a su vida y que no sean las típicas jornadas de nueve a cinco. Por desgracia muy pocas compañías ofrecen este tipo de horarios.

Pero esto no significa que debas abandonar la idea de un trabajo más flexible, es tu responsabilidad proponer un plan que funcione para ti, tu jefe y tu empresa.

No será una tarea fácil, tendrás que rebelarte contra las normas tradicionales, ya que muchos directivos son reacios de tener a gente trabajando desde casa por la falta de confianza:

“¿Estarán trabajando o comiendo con sus amigos?”.

Pero existen pasos para llevar a cabo este trabajo flexible:

  1. Define lo que quieres: ¿Qué es lo que deseas conseguir? ¿quieres pasar más tiempo con tu familia? ¿quieres eliminar las distracciones de tu trabajo para enfocarte en proyectos más grandes?.
  2. Diséñalo como un experimento: Muchos directivos dudarán a la hora de permitir estos horarios, pero puedes calmar sus miedos planteando como un experimento. Incluye un periodo de prueba para tranquilizar a tus jefes si todo sale mal.
  3. Pide la colaboración del equipo: La investigación de Harvard Business Review muestra que la efectividad solo funciona cuando se hace de forma colectiva.
  4. Destaca los beneficios para la empresa: Muestran los beneficios que podrán obtener si se lleva a cabo este horario flexible. Ya sea el aumento de productividad o de satisfacción entre el equipo.
  5. Revalúa y ajusta el esquema: Después de los meses de prueba valora el éxito de tu experimento ¿Estas alcanzando lo que deseaste conseguir? ¿Le está causando problemas a alguien?

No te lleves a casa un mal día

¿Terminas tu día de trabajo frustrado, sobre todo cuando te encuentras agotado

La mejor forma para evitar este tipo de situaciones es que antes de irte a tu casa hagas algo que te resulte sencillo.

Las cosas pueden ir mal en el trabajo sin que nadie lo pueda evitar, ya sea por errores propios, por los demás, por la falta de sistemas o por fallas en el sistema. Sin importar la razón, la tensión puede aumentar.

Para evitar que el estrés te persiga y te arruine el resto del día, tienes que encontrar la forma de solucionarlo. Elige tareas que no requieran mucho esfuerzo, ya que las actividades rutinarias suelen tranquilizar tu ritmo cardiaco y darte una sensación de control.

Una vez que hayas terminado con estas tareas sal rápido de ahí. No te quedes esperando a ver el resultado, solo vete con una sonrisa en la cara, porque el trabajo siempre estará ahí a la mañana siguiente.

Encuentra herramientas que te funcionen 

Existen estudios que demuestran que las personas que trabajan con mentalidad positiva, mejoran su rendimiento en casi todos los niveles (productividad, creatividad y compromiso).

Pero la mayoría de las personas piensan que el éxito va por delante que la felicidad y terminan pensando cosas como:

“Cuando consiga este ascenso seré feliz”.

Pero el éxito es un objetivo porque cada vez que llegas a él buscas algo más por eso la felicidad que proviene de él se vuelve en algo fugaz.

Las personas que cultivan una mentalidad positiva rinden mejor frente a los desafíos, Shawn Achor (orador conocido por su defensa de la psicología positiva) denomina esto como “La felicidad como una ventaja” ya que los resultados de los negocios son mejores cuando el pensamiento es positivo.

A lo cual existen cientos de estudios que muestran la relación entre la satisfacción en la vida y el éxito de los resultados laborales.

Piensa que ni tu entorno o tu genética tienen el poder de determinar tu felicidad, aunque si tenga cierto grado de impacto, tu sensación de bienestar es moldeable.

De esta forma tus hábitos, la forma en la que te relacionas con las personas y la forma en la que manejas el estrés pueden aumentar tus oportunidades de tener éxito.

Te recomiendo leer: si no eres feliz, no tienes éxito

¿Cómo trabajar tu inteligencia positiva?

Significado-inteligencia-positiva

Desarrolla nuevas costumbres 

Entrenar a tu cerebro para ser positivo no es tan distinto como entrenar a tu cuerpo.

Realizar cortos ejercicios de positividad cada día durante un periodo de tres semanas pueden tener un efecto más duradero. Shawn Achor realizó un experimento con los gerentes fiscales en KPMG para aumentar su felicidad. En este experimento les pidió que eligiera una de estas 5 actividades relacionadas al cambio positivo:

  • Anotar tres cosas por las que estás agradecido.
  • Escribir un mensaje para alguien dentro de tu red de apoyo.
  • Meditar en el trabajo durante 5 minutos.
  • Hacer ejercicio durante 10 minutos.
  • Escribir las  experiencias más importantes en las últimas 24 horas.

Cada participante eligió una de estas tareas y trabajó en ellas durante 3 semanas. Al evaluar los resultados se dieron cuenta que sus niveles de optimismo y satisfacción eran más altos.

Hacer este simple ejercicio todos los días mantuvo felices a los gerentes durante meses aún después de terminar con el experimento.

Esto reflejó que la felicidad se había convertido en una costumbre para ellos.

Ayuda a tus compañeros 

De las 5 actividades anteriores quizá la más efectiva sea la de interactuar de forma positiva con las personas en tu red de apoyo.

Se ha demostrado que las personas que dan apoyo social (organizar actividades en la oficina, comen con compañeros o ayudan a otros) no solo tienen 10 veces más probabilidad de comprometerse en el trabajo que los que no colaboran.

Pero al igual tiene un 40% más de probabilidad de ser ascendidos.

Cambia tu relación con el estrés

Harvard Business Review menciona en controla el estrés en el trabajo  que el estrés es un factor que influye en la felicidad de las personas dentro del trabajo. Es por eso que las empresas tratan de dar capacitaciones en cómo reducir el estrés en el trabajo, mostrando todos los efectos negativos que te pueden traer.

Pero el problema es que a pesar de todo la gente se estresa por estresarse.  Pero también recuerda que el estrés puede ser algo bueno, hasta puede llegar a ser el combustible que necesitas.

Tu actitud hacia el estrés puede cambiar la forma en la que te afecta.

El estrés es una parte que viene junto al trabajo, por lo que no lo puedes evitar. Así que la próxima vez que te sientas abrumado lleva a cabo este ejercicio:

Haz una lista de los factores de estrés que te rodean y haz dos grupos: Los que puedes controlar y los que no puedes controlar.

Elige los factores de estrés que puedas controlar y busca formas con los que puedas reducirlos. De esta forma ayudas a tu cerebro para que vuelva a la mentalidad positiva.

Plan práctico cuando te sientas abrumado

Muchas veces habrán cientos de actividades que compiten al mismo tiempo para llamar tu atención, por lo que muchas veces no tienes idea de con cual empezar.

La próxima vez que te sientas de esta forma prueba atacarlos con los siguientes enfoques:

  1. Escribe todo lo que tienes que hacer en un papel: Escribir y tachar las cosas que haz hecho suele ser reconfortante y te da el impulso que necesitas.
  2. Dedica 15 minutos a completar todas las tareas fáciles y rápidas que puedas.
  3. Emplea 35 minutos al trabajo más desalentador sin ninguna interrupción.
  4. Toma un descanso de 10 minutos y empieza el ciclo de nuevo.

Siguiendo estos pasos puedes hacer que la niebla abrumadora se disipa para que puedas avanzar.

Controla el estrés en el trabajo es una serie de libros de Harvard business Review, si te gustaría ver mas resúmenes de esta serie, déjanos tus comentarios en la parte de abajo. :

¿YA ERES PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD?

Suscríbete y empieza a devorar nuestros resúmenes y artículos.

COMPARTÍR

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp

2 Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Contáctanos, es gratis!
Hola devorador,
¿En que podemos ayudarte?