los 7 hábitos de la gente altamente efectiva resumen

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva resumen del autor Stephen Cover
Comprar libro aqui.

Cuando Stephen Covey se embarcó en la misión de entender la naturaleza del éxito empezó por investigar 200 años de literatura sobre el tema. 

Con esta búsqueda pudo concluir que existen dos vías para mejorar la vida.

  1. El primer método es trabajar en las habilidades necesarias para desarrollar este deseo. Por ejemplo, si quieres mejorar tus relaciones, puedes estudiar más sobre comunicación o  técnicas de lenguaje corporal.

A esto se le conocer como: ética de la personalidad. La ética de la personalidad te permite evitar trabajar con los rasgos de tu carácter que te retienen. La realidad es que este cambio es algo superficial, que puede desaparecer en momentos de estrés y exhibir tu verdadero ser. Moverte con la ética de la personalidad casi nunca resulta en un crecimiento personal duradero.

  1. El segundo método es mucho más efectivo, Es trabajar en tu carácter. Esto significa trabajar en tus hábitos y sistema de creencia que forman la manera en la que ves al mundo.  A esto se le llama ética del carácter.

Los resultados que obtienes trabajando con la ética del carácter son duraderos, ya que solo el cambio que nace de tu personalidad es capaz de permanecer con el tiempo.

Si lo que quieres es cambiar necesitas trabajar de adentro hacia afuera. Por ejemplo, si deseas tener una vida feliz, necesitas ser una persona con pensamientos positivos, que este bien consigo mismo, con sus sentimientos e ideas.

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen Covey te ayuda a trabajar y a volverte la mejor versión de ti en cada momento.

Compra el libro aqui

¿Cuales son los 7 hábitos de la gente altamente efectiva?

  1.  Se proactivo y toma el control de tu destino
  2. Comienza con un fin en mente
  3. Establece primero lo primero
  4. Piensa en ganar/ganar
  5. Procure primero comprender, y después ser comprendido
  6. Sinergia
  7. Afila la sierra

Primer hábito: Sé proactivo y toma el control de tu destino 

¿Qué es lo que separa a los hombres de los animales? 

Una de las principales diferencias es que los animales son esclavos de los estímulos externos, esto los hace reaccionar de un modo preprogramado ya que es parte de su naturaleza.

Los humanos en cambio, pueden reflexionar ante estos estímulos antes de responder a ellos. De esta manera pueden modificar su respuesta de una forma deseable. 

Eso significa que en lugar de reaccionar a lo que está a tu alrededor, tienes la habilidad de influir en como te comportas.

Aunque todas las personas tienen la capacidad de ser proactivos con su vida, muchas personas eligen ser reactivos y que las circunstancia externas controlen su comportamiento y emociones.

Por ejemplo un persona reactiva permite que cuestiones como el clima determine su estado de ánimo. Otra forma de identificar a los reactivos es que usan frases como “No fue mi culpa”,  “Está fuera de mis manos” o “No tengo el poder para hacerlo”.

Por otro lado, las personas proactivas crean su propio destino, asumen sus responsabilidades y toman decisiones conscientes sobre su comportamiento.

Estas personas usan frases como “Es lo que decidí” o “Vamos a encontrar una solución al problema”. 

Otra forma de ver la diferencia entre estos comportamientos es imaginando dos círculos, uno dentro del otro. El que está en el exterior es el círculo de las preocupaciones, ahí están todas las cosas que no pueden controlar: las guerras nucleares, el paso del tiempo o la inflación de los productos.

Dentro de él se encuentra un círculo más pequeño, que le puedes llamar círculo de la influencia. Aquí se encuentran todas las cosas que si puedes controlar como son: tus acciones, tu comportamiento o tus sentimientos.

Las personas proactivas se enfocan en el círculo de la influencia y deciden trabajar en las cosas que pueden manejar. Como resultado su círculo de influencia termina expendiéndose cada día más.

Ser proactivo puede convertirse en un hábito muy poderoso que te puede ayudar a trabajar en circunstancias extremas. 

Esto lo puedes ver en la manera en la que Viktor Frankl lo demuestra en su libro “El hombre en busca de sentido”. Frankl muestra como veían las situaciones los prisioneros en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial y el resultado que tenían los que lograban ser proactivos.

Te recomiendo leer: El hombre en busca de sentido

Si te consideras una persona reactiva practica ser proactivo por 30 días. Cuando sientas que no te estas haciendo responsable de tus decisiones, asume que tu decidiste hacer la acción y sigue adelante.

De esta forma te enfocarás en encontrar una solución en vez de buscar culpables.

Segundo hábito: Comienza con un fin en mente

Cualquier acción que realices la terminas haciendo dos veces, primero en tu mente y después cuando lo haces. 

“Todo lo que sé, es que el primer paso es crear una visión. Porque cuando ves la visión, esa hermosa visión, se crea el poder de querer”. – Arnold Schwarzenegger

Por ejemplo, cuando vas a armar un rompecabezas primero necesitas visualizar la imagen para empezar a buscar las piezas que necesitas. 

Aunque este ejemplo no remarca la importancia de la planeación, sin un plan en mente es posible que no veas los errores que pueden haber en el camino.

Así que mientras más clara sea la imagen en tu mente, mejor podrás trabajar para llegar a este resultado.

Este modo funciona para cualquier escenarios. Así que sin importar si te encuentras en casa o en tu trabajo, tómate un tiempo para crear una imagen en tu cabeza de lo que quieres conseguir.

Piensa en algún proyecto que tengas y escribe todos los resultados que esperas tener. Ya con una idea de lo que deseas conseguir, tienes que elegir las acciones te van acercar a estos objetivos.

Pero esto es solo el inicio ya que necesitas ir todavía más profundo y crear una declaración para integrarla en tu vida. Esta declaración define lo que eres e identifica tu propósito real en tu vida.

Imagina que han pasado 3 años y tristemente ya no estás en la tierra, tómate un momento y visualiza tu funeral. Piensa en todas las personas que están presentes desde tu familia, amigos, pareja y todos los que te apreciaron están reunidos en un salón despidiéndose de ti. 

Ahora pregúntate ¿cómo te gustaría que te recuerden?.

Muchas veces las personas pasan toda su vida trabajando para alcanzar un objetivo que en realidad no les interesa. Esto sucede porque nunca se dieron el tiempo para definir lo que querían de su vida.

Al final no lograron conocer la diferencia entre ser eficiente y ser efectivo.  

Ser eficiente significa hacer la mayor cantidad de cosas en un periodo corto de tiempo, pero hacerlo no tiene ningún sentido porque no sabes lo que deseas alcanzar ni el por qué lo estás haciendo.

Es como avanzar un paso en la dirección equivocada, aunque estas teniendo un progreso no te acerca a donde deseas llegar.

Ser efectivo por el otro lado significa tener la dirección correcta y moverte hacia ella. Esto solo se logra si sabes a donde quieres llegar en tu vida.

Las personas efectivas no persiguen dinero ni fama ni esas cosas, ellos se enfocan en lo que es importante para ellos. Todo lo demás es un desperdicio.

Entonces ¿cómo puedes aclarar el destino de tu vida?

Un método efectivo es con la preguntas del ejemplo del funeral: ¿Cómo quieres que te recuerden?.

Usa tu respuesta como una base para escribir la declaración de tu misión personal.

Esta misión se convierte en un compás que le da un sentido de dirección y seguridad a cada una de tus acciones.

Ten en mente que crear esta misión no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana. Para lograrlo necesitas una introspección profunda y escribirla varias veces hasta que encuentres la correcta. 

Tercer hábito: Establece primero lo primero

Ahora que ya tienes una misión ¿Cómo puedes tomar el control de manera proactiva y hacerla realidad?

 Esto es sencillo solo necesitas vivirlo de una forma constante.

Mucho de los consejos para gestionar tu tiempo se enfocan en incrementar tu eficiencia pero no tu efectividad.

Lo bueno de este tercer hábito es que no necesitas ninguna herramienta ni usar técnicas complicadas, solo necesitas recordar una frase “Primero lo primero”.

Esto significa saber priorizar todo lo que tienes que hacer para atender primero las cosas más importantes.

Una buena forma para empezar es clasificando cada tarea dentro dos dimensiones: Urgencia/ Importancia. 

Puedes usar un cuadrante 2×2 para tener de forma más visual lo que en verdad importa en tu vida. 

  • En el primer cuadrante se encuentran las tareas que son importantes y urgentes. Como por ejemplo las situaciones de crisis que se necesitan atender en el momento.
  • En el segundo cuadrante están las tareas que son importantes pero no urgentes. Como por ejemplo planear tu futuro o crear tu misión de vida.
  • En el tercer cuadrante están las tareas que son urgentes pero no importantes, como una llamada en medio de una actividad.
  • En el cuarto cuadrante están las tareas que no son importantes ni urgentes y que son nada más una pérdida de tiempo. 

De estos cuatro cuadrantes el que traerá grandes beneficios se encuentra dentro del segundo cuadrante. Esta son las acciones que te traerán un impacto positivo en tu vida.

El primer paso para desarrollar este hábito es identificar cuales son las actividades dentro de cada uno de estos cuadrantes. 

Te recomiendo leer: Resumen Focus 

Cuarto hábito: Pensar en ganar/ganar

¿Cuándo interactúas con las personas que tipo de resultado es el que buscas? Muchas personas ven las cosas desde un aspecto de ganar/perder esto hace que vean cada interacción como si fuera una competencia, en donde las dos partes pelean para obtener los mayores beneficios.

La realidad es que en muchas ocasiones las cosas no necesitan ser una competencia. Sino por el contrario, cada persona puede obtener un  beneficio sin la necesidad de competir para lograrlo. 

Cuando las personas ven las cosas desde un escenario de ganar/ganar todos terminan ganando, así de fácil. 

Una de las mayores desventajas de la mentalidad ganar/perder es que cuando dos personas con la misma mentalidad se enfrentan lo más seguro es que esta situación termine en un perder/perder.

Nadie termina ganando y el beneficiado es alguien más.

Es imposible que dos personas que se encuentran compitiendo todo el tiempo puedan  formar una relación positiva y duradera. 

Piensa en las relación con otra persona como una especie de banco emocional, mientras más tiempo y esfuerzo le pongas, el contenido de esa cuenta crecerá, lo que se refleja en un aumento de confianza de las dos partes. 

Cuando el balance de esta cuenta es saludable significa que las dos partes están siendo flexibles y que están arreglando los malos entendidos de una manera rápida y efectiva.

Si la cuenta está en cero significa que no existe flexibilidad y la relación es como estar en un campo de guerra. 

¿Qué es lo que puedes hacer para mejorar tu balance?

Para lograr fuertes relaciones a largo plazo existen varios depósitos que puedes hacer: Por ejemplo cumplir tus promesas, decir de forma clara lo que esperas de la otra persona o hasta ser sensible incluso en asuntos pequeños.

Pero existe algo que pesa aún más que todos los anteriores, esto es tratar de entender a la otra persona. Este depósito es el que permite descubrir lo que la otra persona considera importante y valioso.

Piensa que durante tu relación te das cuenta que a tu amigo le encanta ver partidos de Basketball. Aunque tú no consideres este deporte importante sabes lo que significa para la otra persona por lo que accedes a ver y hasta ir a estos partidos. 

Este tipo de acciones hacen que su relación se fortalezca porque sabes el valor que esta acción significa para la otra persona.  

Te recomiendo leer: Resumen cómo ganar amigos e influir sobre las personas

Quinto hábito: Procure primero comprender, y después ser comprendido

¿Qué pensarías de un doctor que te prescribe un medicamento sin antes escuchar los síntomas que estás teniendo?

Lo más seguro es que vayas con otro doctor para que te recete algo más porque no confías en el consejo del primer doctor ya que ni escucho por lo que estas pasando.

Esta clase de ejemplos es muy parecido a cómo te comportas durante el día, en especial cuando hablas con otras personas. 

Muchas veces se nos olvida escuchar y solemos proyectar nuestras situaciones sobre ellas. 

Las personas confían en el juicio de alguien cuando sienten que han entendido por completo la situación que están viviendo.

Entonces si quieres ser una persona capaz de escuchar y poder dar un consejo. Necesitas desarrollar la habilidad de escucha empática

Necesitas cambiar la perspectiva que tienes acerca de escuchar a la otra persona. 

En lugar de verlo como “Estoy escuchando para poder responder” debes de ver cómo “Estoy escuchando para que poder entender la situación por la que estas pasando”. 

La escucha empática te permite entender el punto de vista de la persona desde la parte intelectual como la emocional. 

Para esto no solo debes prestar atención a las palabras que está usando sino como lo dice.

 La investigación más sonada sobre la comunicación fue la del Profesor Mehrabian que señala que alrededor del 55% se basa en el lenguaje corporal, el 38% en el tono y el 7% a las palabras. 

Una forma de fortalecer esta habilidad es observar la conversación sin escuchar las palabras. ¿Cuáles son las emociones que puedes apreciar dentro de esta conversación?.

Toma tiempo y esfuerzo poder dominar la escucha empática pero cuando ves los resultado que obtienes, te darás cuenta que ha valido la pena.

Sexto hábito: La sinergia

La sinergia significa una situación por la cual actúan en conjunto varios factores que juntos sobrepasan las acciones de una persona. 

Esto quiere decir que todo es mayor que la suma de las partes, por lo que se obtiene un mayor resultado a que si se actuará por separado. 

En este hábito entiendes que hay cosas que no sabes y estas consiente de tus limitaciones, pero eres capaz de juntar a personas que te ayuden a cubrir un área de influencia más amplia.

Entonces ¿cómo puedes agregar la sinergia a tus interacciones?

Reconoce que cada persona ve el mundo de una forma diferente y tienen fortalezas que los hacen únicos. Entonces es posible aprovechar la sinergia cuando estás abierto a las personas y valoras este tipo de diferencias.

Cuando las personas en verdad logran tener una sinergia, se escuchan los unos a los otros, se ponen en los zapatos y usan las contribuciones para crear algo grandioso.

Se encuentran en el mismo lado para atacar retos en común, sin pelear entre ellos. 

El camino a la sinergia empieza con ver tu interacción con las personas como una aventura. Aunque el resultado de esa aventura no esté siempre bajo tu control, sigues aceptando con los brazos abiertos.

Llegar a este punto requiere mucha confianza en ti mismo y estar convencido que al combinar las contribuciones de cada persona se llega a algo asombro. De esta manera aunque sientas que el camino se vuelve algo caótico, sabrás que el resultado final valdrá la pena. 

Haz una lista de las personas que se te hace difícil discutir ciertas cosas y piensa en su punto de vista. ¿Crees que si tuvieras tu mente abierta y confianza en ti mismo, podrían encontrar sinergia entre las dos perspectivas?

Séptimo hábito: Afile la sierra

Si los leñadores pasaran todo el tiempo talando árboles sin afilar su sierra, llegarían a un punto en donde la sierra no seria capaz de derribar un solo árbol por más esfuerzo que le pongan.

Sucede lo mismo cuando no te tomas una pausa para cuidar de ti mismo. Ya que cualquier avance de efectividad no servirá de nada porque te agotarás y no serás capaz de mantener ninguno de los buenos hábitos que has desarrollado.

Por esta razón es tan importante afilar la sierra para tener un cambio duradero. Para esto te debes enfocar en 4 áreas de tu vida:

  • Salud física: Para mantener un buen estado de salud necesitas hacer ejercicio de vez en cuando, comer saludable y evitar el estrés.
  • Salud espiritual: Esta salud también es parte de una efectividad duradera. Puedes nutrirlo con meditación, oraciones o haciendo un examen de conciencia que reflejan los valores y las normas de tu vida. 
  • Salud mental: debes de considerar que esta salud es la que permite que logres hacer un buen trabajo. Para mantenerla sana debes evitar pasar tanto tiempo en la televisión y en tu celular y en cambio agarrar un libro, planear cosas o jugar ejercicios que mantengan tu mente activa.
  • Salud emocional y social: Aunque sea el último es igual de importante que los demás, debes de cuidar como te relaciones con los demás. Para hacerlo busca entenderlos y crear relaciones positivas con ellos. 

No debes de olvidar que también necesitas un tiempo para recuperarte y cargar batería. Varias veces las personas están con la mentalidad de que tomarse un tiempo solo las perjudica en lugar de ayudarlas, pero toma el ejemplo de la sierra, ¿Cuánto tiempo crees que gastas tratando de derribar un árbol con una sierra sin filo? y ¿Cuanto tiempo crees que te lleve afilarla y seguir con tus actividades?

Este tiempo para prepararte te permite mantener tu  efectividad en cada aspecto de tu vida.

Lo que puedes hacer para afilar la  sierra es anotar las actividades que puedan aportar a tu bienestar en cualquiera de estas 4 áreas. Elige una actividad en cada una para que sea como una meta semanal.

Esto te ayudará a esforzarte para lograr una renovación equilibrada en todas las áreas. 

Conclusión 

Con este libro: Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva podrás lograr la efectividad tanto en el trabajo como en toda tu vida. Verás que mientras más los practiques las mejoras se harán cada día más presentes en tu vida.

Sobre el autor:

Stephen Richards Covey fue un licenciado en administración de empresas, escritor, conferenciante y profesor. Conocido por ser el autor del libro que ha vendido más de 25 millones de copias en 52 idiomas: Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas.

Te recomiendo leer: Secretos de la mente millonaria resumen

COMPARTÍR

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Contáctanos, es gratis!
Hola devorador,
¿En que podemos ayudarte?